El Colegio Oficial de Médicos de Burgos advierte que “no vacunar” a los menores es “peligroso” porque los efectos graves “son excepcionales”

El Colegio Oficial de Médicos de Burgos advierte que “no vacunar a los menores” es un error porque los efectos secundarios que hoy en día tienen las vacunas son “menores y excepcionales”. De este modo, el órgano colegial refrenda lo que afirmó en 2016 la Asamblea General de la Organización Médica Colegial (OMC) que considera que los médicos que públicamente o en el ejercicio de su profesión desaconsejen las vacunaciones indicadas en el calendario actual, actúan de manera “inadecuada y, en ocasiones, peligrosa”.

A tenor de la corriente social que aboga por eliminar el calendario de vacunación de nuestros hijos, el Colegio Oficial de Médicos de Burgos recuerda que “la relación beneficio-riesgo es favorable a la vacunación que a la no vacunación” para aquellos niños que desde los primeros meses de vida se someten a las vacunas indicadas en el calendario ordinario establecido.

Así lo explica el doctor José Manuel Merino, pediatra del Hospital Universitario de Burgos, quien deja claro que “en España no existen vacunas obligatorias”, pero “sí recomendadas”. “Hay un calendario sistemático en el que se incluyen aquellas vacunas financiadas por la administración, fuera del cual quedan las otras vacunas que nosotros también recomendamos a los progenitores”.

De esas segundas vacunas, las que no financia la administración, Merino explica “todas las vacunas que hay en el mercado son recomendables”, aunque “siempre parecen más importantes las que protegen frente a enfermedades más graves”.

Vacunas fuera del calendario

En relación a algunas vacunas que se encuentran fuera de ese calendario, Merino hace referencia a la Vacuna contra el Meningococo B- de la que tanto se habla en la actualidad- que entiende como “una vacuna diferente a las tradicionales” y que “tiene un proceso de vacunación más complicado que hace que el laboratorio productor no produzca suficientes dosis para los países a suministrar”.

En el caso español, el facultativo estima que en España hay previstas 1,9 millones de dosis de esa vacuna, lo que entiende “insuficiente” teniendo en cuenta la lista de espera que hay en las farmacias de Castilla y León y del resto de regiones de España.

Ante esta realidad, Merino no es partidario de generar una alarma social al respecto, puesto que “no hay una situación de epidemia ni nada parecido”. “Los últimos casos no han de causar alerta entre los padres”, asevera.

Corriente contraria a la vacunación

Según un informe elaborado por la Organización Médica Colegial, la vacunación es esencial para proteger a la población infantil de enfermedades como la viruela, la polio, el sarampión o la difteria, y de extraordinaria utilidad para la salud individual y colectiva. Así, se recoge que las vacunas pediátricas  son muy seguras y que los efectos secundarios que aparecen con alguna frecuencia son muy leves y los graves son excepcionales.

Asimismo,  considera que los profesionales sanitarios tienen la obligación y la responsabilidad de recomendar la vacunación, aunque precisa que no todas las vacunas con igual fuerza, pues no es comparable el riesgo que supone tener una enfermedad u otra ni el porcentaje de protección que confiere. Y pone como ejemplo de esto la vacunación contra la difteria, de incuestionable efectividad en una enfermedad que puede llegar a ser mortal.

El Colegio Oficial de Médicos de Burgos suscribe la idea de que los médicos tienen el deber deontológico de promover la vacunación universal en aquellas enfermedades en que dicha vacunación se ha demostrado como de probada eficacia.

 

 

 

Comparte esta noticia