La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) reclama más inversión para poder realizar una atención personalizada en un paciente crónico y pluripatológico

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
20181121112046_om_1918

Internistas de todo el país abordan en Burgos las últimas novedades en enfermedades infecciosas, metabólicas, el futuro del Big Data o la medicina personalizada

Burgos, 21 de noviembre de 2018. La Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI) reclamó hoy en Burgos una mayor partida presupuestaria en aras a atender a los pacientes de forma más personalizada “como ya se hace en otros países”. Una atención que mira a un paciente crónico, de una edad que supera los 75 años en el mayor de los casos y que cuenta con varias patologías.

Así lo pusieron hoy de manifiesto los responsables de la SEMI durante la celebración del XXXIX Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna que reúne a casi 3.000 internistas en un congreso donde se aborda la realidad de una especialidad “olvidada” que, sin embargo, otorga una de cada cinco altas hospitalarias.

Así lo destacó durante la presentación del encuentro el actual presidente de SEMI, Antonio Zapatero, quien puso el foco en la necesidad que la profesión tiene en cuanto al número de personal en activo en los hospitales públicos y la convocatoria de plazas. En este sentido, recordó que en la actualidad hay 8.200 internistas en toda España, de los cuales 1400 son residentes dentro de una especialidad “cada vez más feminidad” y que contempló el pasado año la cifra de 705.000 altas hospitalarias.

De este modo, los médicos internistas son los responsables, explicó, de una de cada cinco altas de los hospitales públicos de España. “Nuestros medios trabajan con un paciente mayor de 77 años, que tiene 4 o 5 enfermedades diferentes y con una esperanza de vida media que ha crecido de forma notable”, aseveró.

Una realidad que lleva a los profesionales de la Medicina Interna a proponerse el reto de atender “de una forma mejor a pacientes añosos” y pluripatológicos en un escenario médico que busca tener al enfermo el menor tiempo posible en el hospital. Es por ello, que se busque potenciar la atención extrahospitalaria y la del paciente en su vivienda junto a sus familiares.