El Colegio Oficial de Médicos de Burgos muestra su preocupación por la ausencia de relevo generacional en Atención Primaria

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
consultorio
 
Burgos, 19 de abril de 2017-  El Colegio Oficial de Médicos de Burgos muestra su preocupación por la ausencia de relevo generacional en Atención Primaria. Una parte “crucial” en el sistema sanitario español que en los próximos años adolecerá de las jubilaciones de más de medio millar de médicos de familia que dejarán de trabajar en los centros de salud de la región y la provincia. Ante este panorama, y con motivo del Día Nacional de Atención Primaria, el presidente del Colegio Oficial de Médicos de Burgos, Joaquín Fernández de Valderrama, reclama la convocatoria de oposiciones para poder hacer “más atractiva” la especialidad de la que depende buena parte de las personas que viven en el medio rural.
 
Poner en valor la figura del del médico de Atención Primaria resulta fundamental en un día en el que los colegios de médicos de toda España recuerdan la importancia del papel del médico de familia. Una figura esencial en el sostenimiento de la sanidad pública española y con una serie de problemas debido a la ausencia de relevo generacional en la mayor parte de los puestos que van quedando vacantes. 
 
“Son puestos de difícil cobertura y eso es algo que nos preocupa. Es necesario estimular a los nuevos médicos porque se calcula que en Castilla y León en los próximos cinco años colgarán la bata el 40 por ciento de los facultativos de Atención Primaria”, destaca el presidente del COMBU.
 
En este escenario, Fernández de Valderrama recuerda que para hacer frente a las jubilaciones se ha dado luz verde a la prolongación en el servicio a todos los médicos que así lo soliciten permitiendo que los médicos sigan en activo superados los 65 años. Una medida que el COMBU entiende como “insuficiente” y ante la que reclama la convocatoria de oposiciones para que los médicos más jóvenes puedan optar a puestos laborales “de futuro”.
 
La última opción
Por su parte, el vocal de Atención Primaria del COMBU, Carmelo Pascual, explica que en la reciente elección MIR 2017, “los puestos de Atención Primaria no fueron la opción a elegir por ninguno de los 300 primeros médicos en elegir plaza”. Una situación “preocupante” porque “siempre eligen primero las especialidades y las plazas de médico de familia se quedan para el final”. “Parece que lo de elegir ser médico de familia no es atractivo y eso queremos que se cambie por completo”, insistió el facultativo, que en la actualidad trabaja en el área de Atención Primaria en el Centro de Salud de Lerma.
 
Junto a la demanda de amortizar las plazas que quedan vacantes, el COMBU reclama que la jornada de tarde de los médicos de familia pueda ser voluntaria para reducir la lista de espera que comienza a haber en Atención Primaria. En este sentido, se recuerda que “lo óptimo” es que los facultativos no superen la cifra de 25-30 casos al día para evitar situaciones como las producidas el pasado invierno cuando algunos médicos se vieron “superados” con hasta 70 pacientes día de consulta.
 
Relación con especialistas
En aras a mejorar los diagnósticos, Fernández de Valderrama entiende que sería conveniente mejorar la comunicación entre Atención Primaria y hospitales para poder trabajar en los diagnósticos y procesos en beneficio del paciente. “Hoy no hay una continuidad asistencial y eso es perjudicial. Hay iniciativas que se han llevado a cabo y han sido muy positivas y queremos que se sigan realizando como las interconsultas en los centros de salud donde los médicos de hospital salen a los consultorios para atender a los pacientes, así como las unidades de diagnóstico rápido”. 
 
La atención al paciente crónico, a tenor del aumento de esperanza de vida, es otro de los asuntos que se recuerdan en este Día Nacional de la Atención Primaria. En este sentido, el presidente del COMBU apunta que han de ser los médicos de familia quienes atiendan estos casos con la mirada puesta en la atención domiciliaria para evitar el colapso de pacientes crónicos en los hospitales. 
 
Por último, se recuerda los “problemas” que tienen muchos médicos de familia en el uso diario de la receta electrónica, que en ocasiones quita tiempo de diagnóstico a los facultativos, al tiempo que se reclama la unificación de la historia clínica en consultorios y en hospitales. “No puede ser que sean historias clínicas distintas”, reclamó el presidente del COMBU.
 
En los 37 centros de salud de Burgos trabajan en la actualidad un global de 333 médicos de Atención Primaria, 177 de los cuales trabajan en el medio rural y 156 en medios urbanos incluyendo Aranda de Duero y Miranda de Ebro.