Expertos en Medicina abogan por implementar la tecnología y sus recursos para mejorar la calidad asistencial del paciente

Responsables de las sociedades científicas de Castilla y León y profesionales de Neumología se dieron cita en Burgos los días 14 y 15 de febrero en la XI Jornada de Neumología en Atención Primaria que reunió a más de un centenar de profesionales médicos de todo Castilla y León.

Un encuentro que puso de manifiesto la necesaria “relación codo con codo” que han de llevar a cabo los los profesionales de Atención Primaria y los de Especializada para poder garantizar una continuidad asistencial del paciente. Así, quedó claro que en este camino hay que trabajar para poder llegar a una historia clínica electrónica compartida para mejorar diagnósticos y tratamiento, como ya sucede en regiones vecinas como el País Vasco.

En la sesión inaugural, la consejera de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Verónica Casado,  recordó como en Atención Primaria se hace un seguimiento, el primero de los pacientes con problemas respiratorios, al tiempo que incidió en la “necesidad de coordinación” con Neumología. Así, aseveró que hábito tabáquico es uno de los principales problemas a los que se enfrentan los profesionales de Atención Primaria porque “se habla de coronavirus” pero el tabaco sigue siendo la causa de muerte de 150 personas al día en España. “Hay que trabajar en esa prevención y hay que coordinarse entre especialidades”. 

La sesión inaugural que contó con la presencia de los responsables de SEMES CyL, SEMG CyL, SOCALEMFYC y SOCALPAR, tuvo un invitado de excepción que impartió la conferencia inaugural: Agustín Zamarrón. Un médico “honesto y lleno de valores que supo ver cuando nadie hablaba de ello, de la necesidad de unión entre facultativos. Así lo destacó el doctor Joaquín Fernández de Valderrama al recordar que “una de las máximas de Zamarrón ha sido tener en cuenta que el proceso asistencial de los pacientes viene desde el médico de cabecera”.

En concreto, Zamarrón hizo un alegato a la dignidad humana y al valor de la figura del médico. “No hemos de olvidar nunca la condición humana, ni de los médicos ni de nuestros pacientes a quienes merecemos el máximo respeto”, aseveró el también diputado nacional, que reconoció la labor que realizan sus colegas en la Cámara Baja para poder ampliar derechos asistenciales y las condiciones sanitarias de un país “en proceso de avance”.

Así, recordó que “hay que respetar la vida humana, la dignidad de la persona y el cuidado de la salud del individuo y de la comunidad, se les de (sic) nuevo orden, anteponiendo la dignidad de la persona al valor de la vida”. Con estas palabras hizo alusión a la tramitación de la eutanasia en el Congreso de los Diputados, después de que el Congreso diera luz verde a su regulación.

Tecnología aplicada al avance de la Medicina 

El encuentro puso de manifiesto la “necesaria relación” que tienen ya los profesionales de la Medicina con las nuevas tecnologías para mejorar en diagnósticos, conocer el estado de pacientes que viven en una localidad cercana en base al uso de la telemonitorización, el big data, la historia clínica electrónica o las teleconsultas.

En concreto, el doctor Rodrigo Aispuru explicó a los presentes cómo el uso de la telemonitorización puede ayudar al seguimiento de un paciente con EPOC mejorando los resultados clínicos y reduciendo costes de la atención sanitaria. Así, puso como ejemplo varios proyectos de Telemedicina impulsados en coordinación con la Universidad del País Vasco qye han conseguido una disminución del número de ingresos del 60 por ciento. 

La historia clínica compartida 

Por su parte, el Jefe de Servicio de la Unidad de Gestión Sanitaria en Red de Salud Mental de Alava (Osakidetza), Rafael Sánchez Bernal puso sobre la mesa la necesidad de contar con un historial de cada paciente digital y compartido. Así, explicó a los presentes cómo se impulsó en la provincia de Álava una historia electrónica, y como tal experiencia consiguió un premio a la mejor experiencia sanitaria para la mejora de la calidad y la seguridad de los pacientes en España, reconocimiento que otorga la Sociedad Española de Calidad Asistencial (SECA), referencia nacional en la materia.

En este sentido, recordó como el Servicio Vasco de Salud fue el primero en España en disponer de una historia clínica electrónica centrada en el paciente, que favorece una mayor relación y colaboración entre niveles asistenciales, contribuye a la sostenibilidad del sistema y mejora de forma notable la seguridad clínica.

En concreto, Sánchez Bernal destacó que “el mayor logro de la sanidad vasca en los últimos años” ha sido capaz de unir las consultas de Primaria y Especializada al poderse consultar las historias de cada paciente en cualquier lugar. “Ahora evitamos que lleguen más casos a Urgencias y se resuelven los casos sin que el paciente llegue al Hospital”, aclaró el facultativo, que cree “que todos los médicos han implantar este sistema y no solo al médico que le guste la tecnología”. 

Las XI jornadas pusieron de manifiesto la necesidad que existe de contar con consultas no presenciales, y de adaptarse a pacientes que “ya nos hablan desde el móvil o pueden consultarnos por mail, skype, etc”. Una realidad que “pone al paciente frente al televisor o la pantalla y reduce los ingresos y estancia media en hospital”.