Más del 90% de los médicos de Atención Primaria de Burgos cree que “están peor que nunca”

BURGOS, 14 de octubre de 2021. El 91,2 por ciento de los médicos de Atención Primaria de la provincia de Burgos considera que su situación está mal o peor que nunca. Así se desprende de la Encuesta sobre la Situación de la Atención Primaria de Burgos realizada por el Colegio de Médicos de Burgos y que ofrece una clara radiografía del estado de la AP en la provincia con un denominador común entre los profesionales: descontento por el estado de la Atención Primaria por agendas al límite y saturación diaria en el número de pacientes atendidos.

La Encuesta sobre el Estado de la Atención Primaria-en la que han participado un 34 por ciento de los médicos de Familia en plantilla y reales- deja al descubierto una realidad en la Atención Primaria “muy mejorable”. Así lo han puesto de manifiesto los participantes en la encuesta (un 69,30 por ciento mujeres y el 30,80 por ciento varones) que consideran que el principal problema laboral con el que lidian en su día a día son las agendas sin límite (80,2%).

Asimismo, los profesionales médicos de Atención Primaria entienden que el tiempo de una consulta en AP debería ser de 10-15 minutos (90,4%), y que la agenda debería tener un límite real de 15-30 pacientes (97 %). Una realidad muy diferente a la que viven en su día a día, acrecentada más si cabe tras la realidad pandémica.

De forma paralela, la encuesta testea otros asuntos como la remuneración de los profesionales médicos- que consideran baja o muy baja respecto a otros grados el 91,1 por ciento- así como el desarrollo profesional que el 88,1 por ciento entiende que la carrera profesional actual es poco o nada representativa del desarrollo profesional.

Con todo, la realidad que se desprende no es demasiado positiva con un 75,9 por ciento de los médicos de Familia insatisfechos o muy insatisfechos con su desempeño laboral.

Propuestas de mejora

La encuesta también ha permitido conocer una serie de propuestas de mejora a trasladar a los organismos competentes para mejorar la situación de los profesionales médicos. Así, como medida más importante para incentivar la tutorización y para retrasar la edad de jubilación se propone la reducción de agenda y horario sin pérdida salarial.

En concreto, en la Atención Primaria Urbana se cree que se podrían realizar algunas implementaciones como: contar con médicos para no demorable, triaje, peonadas o establecer el ticket moderador.

Asimismo, en AP rural se propone centralizar la actividad en el centro de salud con transporte a la demanda y reestructuración de las denominadas Zonas Básicas de Salud. De forma paralela, se cree que en los PAC se podría realizar triaje y mejorar el mismo con una incentivación económica a sus profesionales. 

Con todo, se valora para hacer viable la profesión de Médico de Familia y la calidad de profesionales y pacientes: incrementar el presupuesto destinado a la Atención Primaria; redistribuir la carga de trabajo; limitar la agenda; copago y contar con un Sistema Nacional de Salud unificado.

Ficheros adjuntos: 

Comparte esta noticia