El doctor Santiago Benito avisa que “no es posible adelgazar sin esfuerzo” porque “no hay dietas milagro que sean sanas”

Burgos, 29 de noviembre de 2018. El doctor Santiago Benito avisó hoy en Burgos del peligro que entrañan las llamadas dietas milagro o los procesos de adelgazamiento que prometen una gran pérdida de peso en un corto espacio temporal. Así indicó que “no es posible adelgazar de una forma saludable sin esfuerzo” y sin llevar a cabo un proceso que, “más que de algo milagroso” habla de adquirir una serie de hábitos alimenticios y de prácticas saludables que se han de mantener durante toda la vida.

 

El doctor Santiago Benito fue el encargado de pronunciar la conferencia ‘Adelgazar con salud’ de este mes de noviembre en el salón de actos del Colegio de Médicos de Burgos, dentro del ciclo ‘Charlas Divulgativas de Salud’ que busca acercar la Medicina a la la sociedad.

 

En este caso, el especialista en Medicina Familiar y Comunitaria puso el tema del adelgazamiento sobre la mesa y dejó claro que “cuando hablamos de adelgazar, siempre hay que ligar este proceso de pérdida de peso al de unos hábitos saludables “muy alejados” de las falsas noticias que “intentan vendernos la pérdida de peso sin esfuerzo alguno y comiendo de todo”. “Eso es imposible”, matizó, el doctor, en un intento de prevenir a los presentes “de los peligros” que entrañan dietas que solo utilizan la ingesta de determinados alimentos o de aquéllas que se aplican con sustitutivos de los alimentos como batidos o preparados.

 

“Si queremos perder peso hay que empezar por comer sano y por hacer ejercicio”, aclaró Benito, que entiende que la alimentación es la base de una vida saludable que “comienza en la niñez”.

 

Niños obesos

Precisamente, el facultativo mostró su preocupación por el aumento de casos de niños obesos que hay en España. “Es un dato alarmante y que irá en aumento si no hacemos nada. Esos niños obesos serán obesos cuando sean adultos sino se toman medidas desde ya”, apostilló, al considerar que “es fundamental un buen desayuno, una comida equilibrada y meriendas basadas en fruta o bocadillos caseros, y no bollería industrial”.

 

“Deberíamos premiar a los más pequeños con una manzana bonita en lugar de con un chocolate”, añadió Benito, quien además ve un problema “grave” en el sedentarismo de las nuevas generaciones. “Ya no corren por la tarde en el parque sino que juegan con el ordenador y esto puede agravar el problema”.

Comparte esta noticia