De todas las experiencias traumáticas que pueden sufrirse en la infancia, el Abuso Sexual es sin duda la más devastadora y conlleva secuelas importantes para quien los padece. Podemos encontrar estas vivencias entre los antecedentes personales de multitud de personas que sufren los más diversos diagnósticos: desde insomnio, aislamiento social, pasando por  cuadros disociativos hasta sufrir algún tipo de trastorno mental grave. 

Comparte este evento